lunes, 29 de mayo de 2017

Más libros

El viejo Borges había llegado a Pamplona para  la inauguración de la 16ª edición de la Feria del Libro. Borges llegó con la idea de presentar su ultimo libro, El Aleph, un cuento que previamente había leído por teléfono a Marcela Abarzuza, responsable de una de las casetas de la Feria. Borges apenas firmó cuatro ejemplares de ese libro que contiene todos los libros en medio de un calor sanferminero. Calor que soportaba  el mexicano Juan Rulfo en la caseta de Gómez. Rulfo había llegado para promocionar una obra menor, Pedro Páramo. Y de paso evitar, si las ventas iban bien, el  cierre de esa librería emblemática. Los radicales libres  de Katakrak habían llamado a Jack Kerouac para que presentara su ultima novela, En la carretera, un libro que no hablaba de la vida, porque era pura vida. Henry Thoreau llegó con retraso a la caseta de la librería Walden. Se extrañó de ver su propio libro  ya editado por este último mohicano de la ciudad. En la caseta de Elkar, un tal Saizarbitoria hablaba con Roberto Bolaño. Ambos presentaban sus últimos productos, Ehun Metro y Los detectives salvajes. Saizarbitoria le preguntó a Bolaño el por qué de ese  título; porque salvaje es todo lo que nos salva, contestó el chileno. Esa respuesta despertó a Carson McCullers, que iba por el quinto Martini mientras promocionaba  en la caseta de Arista un texto raro: El corazón es un cazador solitario, un libro que según Marguerite Duras,  invitada por la gente de Auzolan, nos ayuda  a aceptar nuestras rarezas en medio de tanta incertidumbre.

 Al caer la noche, David Foster Wallace apestaba a hierba de primera. Se acercó a Borges y le presentó tambaleante unos garabatos de La broma infinita. Pero Borges ya estaba durmiendo. Entonces las casetas cerraron,  como esta columna que solo pide más libros y menos resacas. A no ser de buena literatura. 

Artículo publicado el 29 de mayo de 2017 en Diario de Noticias de Navarra. Pamplona vivía la 16ª Feria del Libro y un servidor había acabado de leer El año del pensamiento mágico, de Joan Didion. Supe, al acabar, que este libro nos pone delante de los abismos de la vida, de los imprevistos. Y nos destroza las certezas.Una de ellas, la más mortífera de todas, la seguridad de creernos libres de toda sospecha sobre nuestros cuerpos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario