lunes, 11 de abril de 2016

La exposición que incomoda


Dice algún periódico desmemoriado pero que se atribuye toda la "Razón", que el Parlamento navarro se burla de la Corona y de la Iglesia con esta exposición. Ayer estuve en Gurs, (Departamento Pirineos Atlánticos- País Vasco Francés) ese lugar donde justo por estos días hace 77 años, se inauguraba  un campo denominado de acogida y acabó siendo de concentración. Allí 456 navarros fueron recluidos tras huir de una guerra infame. Lo que vi ayer me lo enseñó Iosu Chueca , ese historiador que no ha llegado a ser profeta en su tierra. Como esos navarros aún sin ser reconocidos por ningún gobierno navarro en democracia. 
Que UPN diga de esta exposición lo que dice, que viene a coincidir con esos periódicos sin memoria, es un atentado a la memoria, a la historia y a las víctimas. Esa exposición refleja la realidad, caricaturizada, pero realidad de un tiempo de sangre y muerte. Un tiempo sin reconocimiento que todavía sangra sin cicatrizar. Porque aquí no hubo un proceso de Núremberg que recompensara a las víctimas y sentenciara a los culpables. Esa guerra no se cerró. Sigue latente y recordarla, aunque duela, es un deber de quienes no renuncian al honor ni la verdad