lunes, 27 de junio de 2016

Da miedo


El Roto

Más allá de los posibles pactos, de los tiempos que lleven, de quien los lidere, de las carambolas, de las abstenciones, de los acuerdos, de las traiciones y contradicciones, de las renuncias, de las imposibles  y necesarias dimisiones, de los sorpassos y las sorpresas, de los asaltos a los cielos o los descensos a los infiernos. Más allá incluso de unas nuevas elecciones;  lo que me parece grave, incluso por encima de las urnas y los votos que lo validan,  es que mucha gente de bien y de mal, gente que habita este reino de España corrompido hasta médula, siga creyendo de manera  bastarda en un partido que huele a cloaca. Que siga dando aire  a un hombre gris que cree que la democracia  es un chiste sin gracia. Y me preocupa muy mucho que  millones de votos hayan apoyado y validado  a corruptos, mentirosos, traidores, falsarios, tramposos, bribones y fulleros. Además de fascistas de reconocido prestigio antidemocrático que nunca se fueron. Y si se fueron lo hicieron para afilar los cuchillos.  Eso es lo grave. Y lo que al parecer  nadie  quiere analizar. Si fuera diputado me preocuparía eso. Más que  los posibles pactos o futuros escenarios de poder y contrapoder. Por encima de los nuevos tiempos que todavía apestan a viejos. Que el miedo, convertido en arma de dominación masiva,  haya inmunizado la bastarda corrupción y podredumbre en que está sumido este país en bancarrota ética y moral, un país donde  el bar es el mejor confesionario  y donde  los muy ricos disparan sus ganancias a golpe de chantaje. Que esos millones de votos, muchos de ellos de obreros desclasados, sirvan para gobernar contra sus propias vidas, contra sus propios intereses. Que el baile feliz del PP de ayer por la noche ignore el supermercado en ruinas en que se han convertido nuestras vidas. Y que siga la fiesta como si nada ocurriera. Eso es lo grave.

Posdata: Artículo publicado en Noticias de Navarra  el lunes del día después de las elecciones de verano de 2016

martes, 21 de junio de 2016

Canícula

Fotografía: Museo Balenciaga

Llega el calor abrasando la sesera como una convicción religiosa  y  el sonido de los grillos aletarga las neuronas. Es tiempo de buscar en la siesta un  tiempo para la redención mientras  el alma se pasea  por el cuerpo, sondeando un hueco donde tomarse un respiro. Incluso esta ciudad baja su nivel de confrontación y se prepara para esa fusión festiva  entre la resistencia y el desorden que culmina en miles de  relámpagos de alcohol.  Quisiera irme tranquilo después de un año siniestro y cruel donde la muerte y la mentira, enquistadas en las pasiones del poder, han marcado el ritmo de una sociedad que necesita descansar de tanta derecha.  Quisiera disfrutar del tiempo detenido, de un ritmo impuesto por los vermúes de media mañana, las gambas  a la plancha y un sol de justicia abrasándome  los sesos. Pero sé que se trata de una ilusión, que en  este tiempo reblandecido y  sin aristas, los asesinos seguirán limpiando la sangre del cuchillo con su propia saliva, Sharon,  confesado por Jehová, sulfatará de nuevo los campos  palestinos con versículos cargados de metralla ,  el Papa seguirá excomulgando por abortar a niñas violadas, los tiburones de secano enseñarán sus blanquísimos dientes en busca de su ración diaria de corrupción y en Irak, mientras desde las mezquitas se entonan salmos con gran sonoridad en busca de una paz duradera, las leyes espirituales de Bush inspirarán nuevas hazañas bélicas justificando la crueldad por encima de todos los derechos.
Pese a todo,  el verano será como debe ser. Una estación para la pereza. Ahora están madurando los tomates, los melones ya conmueven los paladares más exquisitos, en el pecho de muchas adolescentes  se ha producido una gran explosión  imposible de controlar, algunos profetas, coronados por el aura de la resistencia, todavía  se inmolan en busca de  nuevas utopías y algunas personas sabias han decidido  arrojar su televisor  por la ventana. Es verano. Aprovecha que eres el rey de la creación y que sólo tú   inicias el movimiento del mundo cada vez que te despiertas. 

Posdata: Este artículo se publicó en julio de 2004, cuando el sol abrasaba ese año la sesera de los albañiles que aún vivían de una burbuja inmobiliaria ardiente. Sigo creyendo que el verano esa época donde un tomate recogido de la huerta o de tu huerto urbano es arte y parte de toda una revolución.  

El ojo del Corte Inglés

Fachada sanferminera del Corte Inglés, Pamplona, junio de 2016

Quizás pase desapercibido para esa mirada teñida de testosterona publicitaria. Quizás otros no le concedan la mínima importancia. Porque su visión del mundo es androcéntrica, algo así como que los tíos con t de testículos sean los putos amos del cotarro. Los equidistantes  dirán que no exagere, que se trata de un inocente dibujo sin ánimo de injuria. Párense un instante ante el pantallazo publicitario que el  Corte Inglés de Pamplona ha colgado de su fachada central para anunciar  estas fiestas sin igual. ¿Qué ven?  Mejor dicho. ¿Qué no ven?  ¡Bingo¡  Ni una sola mujer. Hay gigantes y cabezudos, mozopeñas y txistularis, divinos, toreros y hasta el  santo bendiciendo tanta desigualdad publicitaria . El Corte Inglés,  ese imperio que conquistó nuestra ciudad a precio de ganga y  con una deuda de 4.500 millones de euros,  anuncia los sanfermines  identificando la fiesta solo con ellos y su borrachera festiva. El anuncio los muestra a ellos, todos tan masculinos y  exaltados como única parte de la zumba. ¿ Y ellas? ¿Dónde están? ¿Pintan  algo en esta  fiesta rebosante de machismo más allá del bastardo objetivo de babosos sobrados de alcohol y jaleados, en ocasiones, por pamplonautas con pedigrí? 
Pues no están porque el publicista del Corte Inglés  diseña la identidad de un único colectivo. Y tiene claro las especificidades de cada género.  De las mujeres solo intuye su presencia  en las cocinas, en los hospitales, cuidando, criando, a pie de lavadora, cocinando magras con tomate y, como mucho en la disidencia  invisible. Como si la igualdad no quisiera llegar. A todo esto, la selección femenina de baloncesto estará presente en los Juegos de Río tras ganar a Corea del Sur. ¿Lo sabía? Pues eso es androcentrismo. Cuando la vida se ve con un solo ojo.

Articulo publicado el día 20 de junio en Noticias de Navarra






domingo, 19 de junio de 2016

Los muertos besan el suelo

Suelo urbano del Casco Viejo pamplonés. Junio de 2016

¿Quién era José Roa García?  Me encontré con él una mañana de junio de 2016. Me miró desde el suelo, donde se encontraba. En silencio, me dijo que me acercara para contarme. Me  dijo que había sido asesinado el 26 de enero de 1937. Ese día en Ibero, donde los fascistas acabaron con él, había -3º, pero él conservó la mirada cálida y alta. ¿Quién era José Roa García? Un carpintero socialista que además fue miembro de la Comisión Gestora del Ayuntamiento de Pamplona entre el 14 de abril y el 5 de junio de 1931.Y más cosas.
A José, como a muchos navarros, lo detuvieron al día siguiente del golpe militar fascista, en Pamplona, en el Bar Uriz, según cuenta Angel García Sanz. Lo detuvieron gentes que para él no eran desconocidos, y sabía que iban por la otra acera de la vida, eran reconocidos  fascistas. Fue enviado al Fuerte de San Cristobal, donde permaneció seis meses. Hasta que lo fusilaron en Ibero, ese enero frío como la bala que acabó con él. Eso me dijo mientras miraba la placa que recuerda su nombre en la calle Eslava de Pamplona, donde vivió un tiempo. Un tiempo tenebroso que convirtió los acontecimientos en tumores que infectaron  la provincia. Un tiempo en que muchos se divertían mirando trabajar al enterrador.


Para saber quién era José Roa García

domingo, 12 de junio de 2016

Campaña

Jefes del Requeté en un acto en Pamplona

Hay personajes que se consideran intachables. Que van por la vida perdonándosela a los demás. Que viven instalados en la verdad infinita, entre la justicia inescrutable de las divinidades a las que rinden pleitesía. Sólo les falta estar sentados a la derecha de padre para perpetuarse, por los siglos de los siglos, en la eternidad de los justos de palabra, obra y omisión. Hay gente que nunca se ha cuestionado su verdad porque ellos son la verdad. Personajes camaleónicos a los que su  biografía no les ha impedido adaptarse a unos tiempos globales, banales, ingrávidos, virtuales, amnésicos  y apáticos. Gente que, de flojear esta democracia informal, no dudarían en cantar el cara el sol con la camisa vieja. Ellos se mueven a la perfección por un presente sin memoria. Un tiempo a su servicio que les protege de la adversidad política porque, mientras ganen las elecciones les da igual lo que pase. Porque tienen la legitimidad para hacer de su capa un sayo. El Sr. Del Burgo es uno de ellos. Este hombre, acostumbrado a no perder nunca, despliega una arrogancia que sólo los necios o presuntuosos son capaces de exhibir ante los vencidos. Viene esto a cuento de unas declaraciones que realizó sobre la candidatura Nafarroa Bai,  a la que acusó de frentista, disgregadora de la sacrosanta identidad navarra e ilusa. Textualmente dijo que, “soñar es gratis”, haciendo una clara alusión a las, según él, escasas posibilidades electorales de la coalición. Vale chaval. Eso me recuerda a los líderes cesáreos, que lejos de hacer caso de la sabiduría convencional de las gentes, sólo están de acuerdo consigo mismos. Este hombre, que se cree habitar en otra dimensión interestelar, la de los estadistas pragmáticos y que acaudilla el movimiento redentorista del virreinato navarro en la cruzada nacionalconstitucionalista,  no puede ir de demócrata extasiado sin sonrojarse  al escupir lo de frentistas, rompepatrias e ilusos soñadores. Y menos él, que de eso sabe un rato. Él, que ha hecho del nacionalismo la reencarnación del Lute. Tal vez, algunos personajes deberían mirar hacia atrás y   redimir su presente  ante los versos de Neruda en Veinte poemas de amor y una canción desesperada, cuando el poeta le dice a la amada: “Me gustas cuando callas porque estás como ausente”. Pues eso.   

Posdata: este artículo se publicó en octubre de 2004, pero el personaje en cuestión sigue operando igual que hace una docena de años, como si el tiempo lo hubiera embrutecido aún más. Lo digo porque el personaje se querellará  contra un artísta local llamado José Ramón Urtasun, autor de la muestra y exposición "Navarra 1936". Del Burgo considera que esta muestra atenta contra el honor de su padre, reconocido activista armado durante el golpe militar fascista de 1936. 
Del Burgo padece de metempsicosis que viene a ser algo así como si su alma transmigrara de personaje en personaje hasta que al final de su vida haya encarnado a todos los personajes de la tragedia y la comedia, con el agravante de que él, a semejanza del chacal se orienta oliendo el rastro de la carroña. 


martes, 7 de junio de 2016

Kañizares, el punk ideológico


Dicen de este hombre de aspecto aciago, que en tiempos entabló cierta amistad con el diablo y de ahí su rictus de amargura. Que compadreó con él y sus delirios balcánicos. Y también dicen que un día sintió el escozor de una luz negra que se posaba sobre su alma. Desde entonces, en vez de ángeles ve luciferes que torturan sus noches en vela. Y pareciera extraño que este hombre, facultado para la adversidad y los revolcones de conciencia, pierda los estribos en cada escupitajo que lanza, máximo sabiendo que ha ostentado la prefactura de la Sagrada Congregación para la Disciplina de los Sacramentos. Ahí es nada. Seguir leyendo en Noticias de Navarra