domingo, 30 de agosto de 2015

Es cosa de hombres


Vaya por delante que el título lo he robado en una calle. Ya sé que este tema a algunos hombres  les saca de quicio. Que la frivolidad absoluta con la que se trata, lo convierte en discusión tabernera pero no en cuestión de Estado. Y que, pese al escaso desarrollo jurídico que ha desplegado la violencia contra las mujeres, esa violencia, instalada en los agujeros negros  de una sociedad enferma, sigue llevándose por delante a setenta mujeres al año en el Estado. Pero nadie con responsabilidad de cambiar el rumbo de la historia va a hacer nada. Porque esa historia no va con ellos. Con los hombres que tienen en su mano la posibilidad de incidir en este sangrante delirio de una civilización más que cuestionable. Y sobre todo, porque ellos no mueren.

Quienes pueden hacer algo para evitar tanta muerte no obtienen ningún beneficio. Ni personal ni social. Como mucho, ese algo,  les sirve de currículo progresista. Que las mujeres pasen a ser ciudadanas de primera es cuestión de poder. De compartir poder. Que las mujeres dejen de ser pasto de las llamas, de las hoces, los cuchillos y los contenedores es cuestión de valores, de instalación social, de posiciones y de influencias  de cada uno y cada una en la complicada red que construye  las familias, los grupos de presión y las sociedades. En esta, aunque suene todavía mal,  los hombres siguen marcando el paso. Esta sociedad arrastra cientos de años de violencia contra las mujeres. Nunca como hoy se había sido tan consciente. Pero nunca como hoy, al Estado se la traía tan floja tanta muerte. Las mujeres mueren y son asesinadas porque  son los sujetos débiles de una sociedad contaminada. Pero sobre todo desigual, trastornada y enferma. Porque sus reivindicaciones representan una amenaza para muchos hombres, para el poder y porque proponen un nuevo modelo de relaciones. Una autentica revolución. Y eso no interesa. No está el horno para esos bollos. Debajo de cada muerte hay una historia soterrada de terror, pero más bajo se esconde la negativa a cambiar, a conferir otra forma de vida. Y eso no se quiere aceptar. Ni en el hogar ni en el  Consejo de Ministros.


Sólo si los hombres asumen su responsabilidad en esta guerra,  si cambian de rol, si denuncian, si salen a la calle, si pelean, si participan de esa revolución pendiente y si comparten esa necesidad de cambiar, las cosas cambiarán. Para bien de ellas y de ellos. Y es que solo comprendemos la vida y el terror que supone perderla el día que sufrimos por su causa.  Porque estas muertes son cosas de hombres. Y su abolición  también.

Posdata: este artículo se publicó en Diario de Noticias en noviembre de 2003. Han pasado doce años y las mujeres siguen siendo pasto de las llamas, las hoces, los martillos y las motosierras. Y siguen porque las políticas para evitar la violencia contra ellas han pasado a ocupar, no un segundo plano, sino un tercero o cuarto. Y porque esta sociedad enloquecida, patologizada y psiquiatrizada encuentra en los sujetos más débiles los escapes sublimes a tanta violencia, discapacidad personal y social sustentadas en  relaciones entre géneros absolutamente desiguales.