lunes, 16 de febrero de 2015

¿Hay líneas rojas en Podemos?




El Rubicón de Podemos está en Navarra. Porque esa perversa razón de Estado que corrompe la política española sigue llamándose Navarra. Aquí se pasa la prueba del algodón al constitucionalismo en versión original. Les aseguro que en menos de un mes las escupideras contaminantes del PP, UPN y del socialismo de Ferraz, lanzarán sobre Podemos un misil más explosivo que el caso Monedero. Van a inocularle un veneno letal. Le presionarán para que se posicione sobre una cuestión pervertida desde hace tiempo. Si hasta hace poco, ETA era el pecado a condenar pero del que muchos comían caliente cada día, ahora será Bildu quien ocupe su lugar y significado. Y es que para Rajoy no hay mayor peligro que la debilitación acelerada del recuerdo de ETA. El PP necesita recuperar un argumento rentable. Si Podemos, en un escenario de pactos y gobernabilidad, apoya a Bildu en País Vasco y Navarra, será explicado como un apoyo a ETA. Y esa idea se explotará electoralmente. También lo hará el PSOE. Porque necesita recuperar el centro electoral perdido. La cuestión es si Podemos evitará ese chantaje, o por el contrario participará de él. Es decir, si Podemos puede llegar a valorar que pactar con Bildu en el País Vasco y Navarra tendrá un efecto disuasorio entre sus posibles votantes de centro en el resto del Estado español; donde juegan a ganar. Agradeceríamos a los líderes de Podemos-Ahal Dugu Navarra que se posicionaran ya. Porque teniendo en cuenta las encuestas pueden ocurrir dos cosas. Una, si Podemos obtiene más votos que Bildu y es opción de gobierno, Bildu podría apoyarles dependiendo del programa. La otra es que Bildu supere a Podemos y pueda ser opción de gobierno con el apoyo de Podemos. Ambos escenarios inquietan. Porque pueden escaldar como una granada de mano a punto de explotar. Por eso es urgente aclararlo ya. Por si acaso.