sábado, 17 de enero de 2015

El cura y los mandarines


Dijo Abraham Lincoln (1809-1865) que " medir las palabras no es necesariamente endulzar su expresión, sino haber previsto y aceptado las consecuencias de ellas". Pareciera que Gregorio Morán ha pasado de largo por encima de esta cita, la cual ignoro si la conoce. Lo digo porque este hombre, periodista para más señas,  y autor de textos imprescindibles para entender la evolución política social y cultural del Reino de España en su vertiente más contemporánea, ha publicado un libro que ha causado un gran  revuelo editorial minimizado por la  industrial libresca. 
El cura y los mandarines ha sido publicado por Akal ante la negativa a ser editado por el potente e influyente grupo Critica/Planeta. Negativa sellada de bastardía pues el grupo se había comprometido a la edición y estaba a un clik de poner en marcha las máquinas de imprenta.  La razón  de peso para el peso pesado de Planeta,  son catorce páginas del capítulo "Todos académicos" que la editorial Planeta exigía a su autor retirar del libro en un ejercicio de autocensura. Morán dijo no y el resultado es el silenciamiento de un texto que escuece, que remueve la memoria hasta la vomitona  de los mandarines de la cultura española entre 1962 y 1996.
Resulta curioso comprobar como los medios afines al grupo censor  no han dedicado ni una sola reseña del texto, relegando al más puro ostracismo a Morán en un ejercicio de intolerable fascismo cultural. No corren buenos tiempos ni para la lírica ni para nada, pero Morán debe pensar que el carácter no solo debe conservarse limpio, sino brillante.  

La risa mata





Quizás, para Rajoy no hay mayor peligro que la debilitación acelerada del recuerdo de ETA. Y es que para el PP,  ETA no ha muerto. Por eso le urge resucitarla de entre los peores fantasmas de la historia. Porque fue y es el pecado del que comen aún caliente muchos de sus políticos en nómina y plantilla. A Rajoy, ese gallego oportunista que no distingue el día de la noche,  ni tampoco la verdad de la mentira porque tras los cristales negros de su coche oficial no se ve la realidad;   le ha venido de perlas el atentado de París. Su doble fondo moral funciona así: que su mano derecha, la habitual, no sepa que hace la izquierda. Que nadie sepa  que cuando pide perdón por “esas cosas” en realidad se está riendo por dentro.

Rajoy todavía se acuerda de los atentados del 11M en Atocha.  Por aquel entonces era Secretario General del PP  y junto al ministro del Interior, Ángel Acebes, apostaron por la explotación sistemática de una mentira muy evidente pero de larga rentabilidad.  Dicen que eso se llama prevaricar,  decir   mentir a sabiendas, algo que él y otros de su gobierno usan y abusan  en beneficio propio y ajeno. Y así culparon a ETA del atentando terrorista cuando sabían que no lo fue. Y esa culpabilización fue gestionada como elemento crucial para la rentabilización del principal negocio teñido de sangre de toda la historia de España, el terrorismo de ETA. Aquella mentira la pagó muy cara el PP perdiendo las elecciones de 2004 tras los atentados. Pero aún así, ello no fue obstáculo para seguir explotando, desde la oposición,   un activo con garantías de alta rentabilidad electoral y política. A ello contribuyó la propia ETA y parte de la izquierda abertzale justificando un estado de cosas insostenible. Pero cuando ETA decidió dejar de tirar de gatillo, el negocio emocional y político  de la sangre y el dolor entraron en crisis. Por eso había que renovar el arsenal ideológico. Y donde antes decía ETA, ahora otras ideas fuerza y  elementos simbólicos la han sustituido: la inmigración, la seguridad, la deuda como elemento disciplinador, la subjetivización de las conductas, la escasez de bienestar, la culpabilización y la responsabilidad en la gestión de la propia vida  o  la lucha de clases horizontal,  son utilizados como mecanismos de control de la ciudadanía. Y por consiguiente se establecen dispositivos ideológicos de dominación  muy relacionados con la manipulación a través de grandes ideas fuerza y su gestión comunicacional. 

El atentado de París llegó  en un momento  en que  Europa necesitaba  una urgente revitalización ideológica, un revulsivo emocional en un contexto en que las emociones son arte y parte del control social. Más aún, una coartada  convincente que además funcionara como elemento  galvanizador de la ciudadanía frente a los devastadores efectos de la crisis y la progresiva degradación de la  política, la confianza social en el Estado y la caída en picado de los valores que un día sirvieron para levantar el rascacielos europeo. El atentado, más allá de su injustificable hecho, ha posibilitado a los principales gobiernos europeos, entre ellos el del  PP, reorientar sus discursos disciplinarios y articular nuevas exigencias legislativas de claro corte populista y fascismocrático. Amén de los elementos neocolonialistas que han emergido en la gestión de esa gran manifestación de reafirmación europea de Paris. A este festín de nuevas oportunidades estratégicas,  se ha apuntado de manera inmediata el gobierno de Mariano Rajoy que ha rentabilizado el atentado aunque éste  no haya ocurrido en España. Por un lado le ha permitido sumarse a escenarios europeos en un momento de clara degradación de la marca España. Por otro, Rajoy y el gobierno del PP necesitaban un desfibrilador político de urgencia para reanimarse frente a  un estado de excitación y de crispación social  que amenazaba y amenaza –según muestran  todas las encuestas de intención de votos recientes-  con romper el   bipartidismo hegemónico de los últimos años. Esa manifestación ha permitido a Rajoy presumir de gobierno fuerte  frente a un escenario de clara involución de su propia marca mientras  Podemos amenaza seriamente la hegemonía del PP, un movimiento que se tilda y al que se le acusa por la derecha y por la izquierda de  “estado de ánimo” pero que constituye un auténtico revulsivo del escenario político y social del reino de España. Y finalmente, quizás ese pacto de Estado en materia de terrorismo yihadista al que han llegado recientemente  el PP y PSOE sea el primer paso para  la creación de una UTE (Unión Temporal de Empresas) que permita optimizar su fusión ante la amenaza de Podemos.

Asimismo este atentado posibilita a Rajoy reorientar y justificar  –aunque sea de manera indirecta- su política disciplinaria y de control social y político de corte fascista. En  nombre de la libertad de expresión, Rajoy se ha manifestado en París pero no puede olvidar toda una larga serie de medidas jurídicas que su gobierno ha implementado y que dejan al descubierto un estado social  de excepción encubierto. Un ejemplo es la aprobación de la Ley de Seguridad Ciudadana en la que se incluyen medidas que afectarán seriamente a la libertad de expresión de de la ciudadanía y también a la población inmigrante. Uno no entiende cómo este hombre soportó el peso de la conciencia en esa manifestación sin que se le moviera el músculo de la vergüenza. Pero en París la limpió de la mano de no pocos tramposos. Y es que el cinismo de la soledad extrema es un calvario que la insolencia atenúa (Cioran)

Rajoy necesitaba una coartada para justificar esa vuelta de tuerca a la judicialización de la vida privada y pública. Ese proyecto en el que el PP ha invertido tanto tiempo y energías. Y esa coartada ha sido puesta en bandeja por el yihadismo terrorista, el mismo que en 2004 quiso utilizar a su favor para rentabilizar sus políticas y sus estrategias de poder. Por eso,  a falta de un terrorismo activo de corte yihadista en el reino de España, Rajoy ha desempolvado el misterio de ETA para volver a escenificar el acoso virtual de un terror también virtual, el de una  banda desaparecida, ETA. El pasado día 12 de enero se detuvieron a 16 ciudadanos, doce de ellos abogados, en varias ciudades del País Vasco acusados de colaborar con banda armada y delitos contra la Hacienda Publica. Y esto ocurría después de la manifestación a favor del “acercamiento de los presos vascos” en Bilbao el pasado 10 de enero. Ocurría  también  unas horas antes del “macrojuicio de 35 personas acusadas de formar parte de la izquierda abertzale en los años 2005-2007”. Esta operación, posiblemente en un claro arranque  de imitación al estilo francés, ocurría  en un escenario político en el que se están abordando estrategias proactivas  para  posibilitar a la ciudadanía del  País Vasco un camino de convivencia  en el que la esperanza sea algo más que un deseo virtual. “Si no fuera porque estamos ya en campaña, pues no recelaríamos, no nos olería a chamusquina”, subraya el veterano periodista Iñaki Gabilondo”

Quizá esto explica que Rajoy no quiera irse sin hacer una muesca en el universo. Su práctica política recuerda mucho a una frase del moralista francés Rochefoucauld: “Para llegar lejos en este mundo,  hay que hacer como si ya se hubiera llegado lejos”. No obstante también  hay quien dice que la ambición es el estiércol de la gloria.