miércoles, 8 de octubre de 2014

¿ Te amé alguna vez?



 ¿Te necesité alguna vez?
 ¿Luché alguna vez contra ti?
 ¿Te deseé alguna vez?
 ¿Te abandoné alguna vez?
 ¿Tuve acaso oportunidad de hacerlo?
 ¿O aún permanecemos yaciendo Sobre esa antigua mesa?
 ¿Fue lo nuestro sólido alguna vez?
 ¿Terminó alguna vez?
 ¿Y sigue aun lloviendo Otra vez en noviembre?
 Los limoneros florecen, Los almendros se marchitan.
 ¿Fui alguna vez alguien Que pudiera amarte para siempre?
 ¿Te amé alguna vez?
 ¿De verdad importa?
 ¿Luché alguna vez contra ti?
 No tienes por qué responder.
 ¿Te abandoné alguna vez?
 ¿Tuve acaso oportunidad de hacerlo?
 ¿O aún permanecemos yaciendo Sobre esa antigua mesa?


 Si pueden oigan esto después de leerlo detenidamente, de enfangarse de dulzura y de amor, ese palabro decadente pero absolutamente necesario.  Se harán un favor. Es una canción de Leonard Cohen de su ultimo disco, Popular problems. Es la canción, o un poema, de  un octogenario hablándole a la poesía, cara a cara, a la vida, delante de una vieja mesa sobre la que celebra los sacrificios  que han sesgado  su vida.  Sobre la sangre de sus decepciones. Le habla a una mujer pero nos habla a todos acerca de lo que hemos sentido millones de veces. Algunos lo padecen, otros se lamentan, Leonard Cohen lo celebra.

http://www.elmundo.es/cultura/2014/09/16/541717f4ca4741a03b8b459a.html